miércoles

Felipe Lesmes Zafrilla y Duarte

CENTINELA CONTRA LOS ERRORES DEL SIGLO
1829
(Inédito)

Un buen día que me encontraba, como tantos otros, investigando sobre la cultura e historia de Albalate de las Nogueras (Cuenca), encontré esta reseña: “Nació este benemérito eclesiástico en Albalate de las Nogueras, pueblo de la diócesis y provincia de Cuenca, el 3o de enero de 1792; y no parece sino que nació con él la piedad y celo por la Religion. Hijo de padres sobre piadosos instruidos, desde sus primeros años dió muestras de lo que habia de ser despues. En la escuela estaba, y ya tomaba á su cargo repasar á los mas pequeños la doctrina cristiana, y perfeccionarlos en lo mismo que acababan de enseñarle á él. Perfecto en la latinidad el 1805, obtuvo la gracia de Beca pensionista en el seminario conciliar de san Bartolomé de Siguenza; y este colegio, que cuenta en el número de sus hijos Cancilleres mayores de Milan, Comisarios generales de Cruzada, Ministros de Marina, Consejeros y Secretarios de Estado, Confesores y Predicadores de S. M., y diez y siete Obispos, sin otros que renunciaron esta dignidad, se honrará siempre con haberle educado en su seno. Afortunadamente gobernaba entonces aquella diócesis el llustrisimo señor don Pedro Inocencio Vejarano, atento sobremanera en la educacion de la juventud, que miraba al Seminario como su gloria y su corona, y habia constituido al frente de aquella casa al señor don Pablo de Jesus Corcuera, Canónigo entonces de aquella Iglesia, y hoy Obispo de Vich, en quien con la amabilidad de carácter se unia un celo fervoroso que comunicaba á sus alumnos, y con él un espíritu eclesiástico, que ha distinguido á todos los que se criaron bajo su direccion. Cuanto pedia el Concilio de Trento de un seminarista, tanto se practicaba allí; y Zafrilla, que á esto añadia oir en la Cátedra la viva voz y clara esplicacion en las materias mas arduas de la teología del Excelentísimo señor Obispo de Tortosa, don Victor Damian Saez, hijo tambien de la casa, y Canónigo entonces Magistral de la Catedral, y veía los egemplos del actual Obispo de Mondoñedo don Francisco Lopez Boricon, Colegial y Maestro tambien, creció á la par en literatura y devocion. Al paso mismo que por aficion estudiaba las matemáticas y lengua hebrea, edificaba con su modestia á sus condiscípulos y coetáneos; y si alguna vez entre éstos se introducia alguna conversacion menos oportuna, al verle, un que viene Zafrilla bastaba para interrumpirla, y que no se continuase.”

Comencé a investigar quién podría ser este “Zafrilla”, y me topé con dos volúmenes de más de quinientas páginas cada uno, escritos por D. Felipe Lesmes Zafrilla y Duarte, en cuyo primer volumen editado por la imprenta D. E. Aguado, bajada de Santa Cruz, Madrid, en el año de 1829, titulado “Centinela contra los errores del siglo, o sean cartas filosófico-teológico-dogmáticas”, y en “Advertencia” (podríamos decir el Prólogo) aparece la citada reseña.

Como no podía ser de otra manera, me puse a recuperar sus textos, y a pesar de la gran dificultad que entraña la transcripción, a fecha de hoy ya pueden Uds. ver parte del resultado. Espero que con el tiempo, y paciencia, algún día completaré la transcripción, y deseo que algún estamento público esté dispuesto a sufragar la publicación de estos dos volúmenes por el bien de nuestra cultura albalateña.

Carta proemial (pag. 39)
"Continúo sin novedad en este santo desierto (1), donde libre de las ocupaciones y molestias del mundo, disfruto las delicias de la soledad, y el descanso que necesitan mis achaques, y no llevan mal mis años, dignos ya de emplearse en hacer la maleta para el otro mundo, y mirar por mí, no sea que cum alus proedicaverint. &c El rezo y la oracion se distribuyen amistosamente mis dias; y para entretener la ociosidad que dejan tan saludables ocupaciones, no me falta abundante y amena conversacion en los muchos y preciosos libros que forman esta librería. Me preguntaba vmd. en su última ¿qué leo? y en contestacion á su curiosidad , le remito esas cartas manuscritas que, registrando los estantes, hallé por casualidad hace unos dias. Las he leido con atencion; porque su buena letra y mis anteojos nada desgraciados, como vmd. sabe, me lo han permitido, y á decir verdad, no me han desagradado; pues cuando menos se halla en el autor aquel deseo de acertar, que naciendo del amor á la verdad, interesa en su favor, y hace disimulables los defectos. ...."
(1) Convento de PP. descalzos de Priego



Aquí les dejo parte del Tomo I de "Centinela contra los errores del siglo", por Felipe Lesmes Zafrilla y Duarte, en la versión actualizada, manteniendo íntegramente la ortografía del original.

No hay comentarios:

Las entradas mas visitadas en los últimos 30 días