miércoles

REAL SITIO DE LA ISABELA Y SUS BAÑOS

LA ISABELA (SACEDON)
SALINAS TERMALES


INUNDADA POR EL PANTANO DE BUENDÍA


En la margen izquierda del rio Guadiela en el cerro mas elevado del término y jurisdicción de a villa de Cañaveruelas, en donde los naturales de dicho pueblo llaman el Castro, se hallan ruinas y restos de una antigua ciudad, que según la historia se llamo Contrebia –perteneciente a la Celtiberia, estando casi a los confines de ella por el nordeste. Agmer-hen-Ab-dala, médico árabe de Toledo en su tratado de las aguas medicinales que nacen en la ribera del dicho rio, escrito en su idioma en el año de 1054, traducido al castellano por el doctor D. Mariano Pizzi y Frangeschi, médico de Madrid, las llamó de Salam-bir, que significa “pozo de salud”, poco distante y al occidente de donde estubo la espresada ciudad, la que en tiempo del citado médico se llamaba Tiberia por los naturales del pais. El traductor de la referida obra, citando a Ambrosio Morales, hace mención de este lugar y le llama Santaber, el que dice haber sido una gran ciudad en tiempo de los romanos. D. Francisco Antonio Fuero, escritor mas moderno, cura de la villa de Azañón, en su disertación sobre el sitio de la antigua ciudad de Ercavica, citando al mismo Morales dice: que Santaber era pequeño lugar; por lo que no son compatibles estas dos opiniones. Lo mas verosímil es, que Salam-bir estuviese en la colina mas inmediata a los espresados baños, como lo indicaban varios huesos humanos que se descubrieron en las escabaciones que se hicieron para la nueba población de la Isabela.

De todos estos testimonios nada sacamos en limpio sino que en lo antiguo hubo una gran ciudad llamada Contrebia, conquistada por el imperio romano, y se prueba por que Valerio Macsimo lib. 7 , cap. 4 de Stratag. y en el lib. 2, cap. 7, núm 10 dice : que “Q. Metello hizo guerra á los celtiberos y que puso sitio á la ciudad de Contrebia la que no pudo rendir sin el ardid militar de que se valió”. Lo mismo dice Aurelio Víctor lib. de viris illust. cap. 61. Tito Libio dice que “Fublio Flaco puso sitio a Contrebia y se rindió sin resistencia por no haber podido llegar á tiempo el socorro da los celtiberos”; y Mariana tom. 1, lib. 3 , cap. 4 dice: que “Metello ganó grande honra por sujetar de todo punto a los celtiberos y haberse apoderado por aquellas partes de las ciudades llamadas en aquel tiempo Contrebia, Versobriga y Centobriga”.

No dando noticia los historiadores, sino de Contrebia, y no de Tiberia, como el médico árabe y los naturales del país graciosamente y sin fundamento la llamaron, no pudo ser otra la causa, que como esta ciudad estaba en la Celtiberia, le suprimieron el cel, y quedo Tiberia.

El espresado médico árabe, que como llevo dicho escribió de las aguas y baños de Salaam-bir dice: “que en su tiempo permanecían muchos monumentos de algunos que vinieron á curarse con este remedio, dejando escritos sus nombres por triunfo de la victoria. En una inscripción se leía: Julio Graco, noble romano, padeció cinco años continuados dolores artríticos, y logró curarse con estas aguas el año 522 de la fundación de Roma, esto es 182 años antes de la venida de nuestro Salvador.”

En otra: "Vivió Sereno, procónsul en España por el imperio romano, se curó felizmente de un humor herpético con los baños y aguas de la ciudad de Contrebia en el año 738 de la fundación de Roma”. En otra inscripción de Ali-Ben-Abderagman El-Jahachary, que en el año de 328 de la Xaschra (ó en el de 940 después de la venida de Nuestro Señor Jesucristo) se libertó de una hidropesía. Además de estas dice: había otras que no podían leerse por estar borradas. Con estas mismas aguas, prosigue el mencionado autor árabe, curó nuestro magnífico Señor Abu-Aamer-Ben-El Farach-Ur-El Ussartein, después de haber padecido siete años de la gota, mandó construir una pirámide de maravillosa fábrica en la parte oriental de estos baños en memoria de haber conseguido en ellos la salud, puso la inscripción siguiente que traducida según el testo decia : “Abu-Amer-Beu-EI Farach- EI-Ussartein, de esclarecida familia, enlazada con los hijos de Zey el Nun, reyes de Toledo, Gobernador de Cuenca por el Marfer-Abst-El-Malek-Ben-El-Lanior; no hallando alivio en la enfermedad de gota que padeció siete años con los remedios que en este tiempo le hicieron; solamente le tuvo con las virtudes de estas aguas de Salam-bir, libertándose de este mal en el mes de Agosto del año 415 de la Xaschra, esto es el 1053 después de la venida del Mesías.”

Estas inscripciones son otros tantos testimonios que manifiestan, vinieron los enfermos a buscarlas en todos tiempos, y no es de menor prueba para la bondad de estas aguas el comercio que hadan de ellas los moradores de los pueblos inmediatos, á ejemplo de los romanos, sacando de tres á cuatro mil Derjein de oro cada año, que según el traductor hacen 5019 pesos de nuestra moneda.

En cuanto al hallazgo ó descubrimiento de estas saludables aguas, tal es su antigüedad que no se halla noticia ni documento alguno justificativo que lo autorice, y la común opinión es, que las hallaron los Asirios cuando cultivaron las mitas que habia en aquel territorio, y que después los romanos las pusieron en uso por los buenos efectos que causaban, desde cuyo tiempo han sida frecuentadas de muchos enfermos de España y de fuera de ella, por lo cual hicieron una casa y un estanque de maravillosa arquitectura. El tiempo consumió la mayor parte de estas obras, y se reedificaron el año de 971 de la venida de nuestro Salvador, por ser ¡numerable el concurso de enfermos que de todas partes venían a buscar estas aguas.

D. Juan Gayan y Santoyo en su antorcha médica y discursos analíticos de estas aguas, citando al doctor Olleso dice: "que Gonzalo Fernández de Córdoba, mas bien conocido en España por el nombre del Gran Capitán, fue desterrado al castillo del Cañaver ó Santaber por los años de 1512. Divertíase este caballero en la casa, y como padecía dolores reumáticos, en una ocasion que se sintió muy agrabado se encontró con un pastor llamado Felipe Ungala el que le dijo, que el había padecido el mismo mal, y que bebiendo mucha agua de la fuente María, (este era el nombre de la fuente de estos baños en aquel tiempo) se le había quitado. Con esta noticia el desterrado Gonzalo las bebió a todo pasto, y quedo perfectamente sano. Divulgóse este caso no solo entre los grandes y señores sino hasta el rey fue sabedor de él. Es de presumir que el espresado Córdoba asease algún tanto esta fuente en agradecimiento de haber recobrado por sus aguas su perdida salud. En el año de 1600 las tomó el Eminentísimo Señor D. Bernardo de Rojas y Saadoval, arzobispo de Toledo, el que las llamó aguas santas, de las que recibió gran beneficio. En el de 1666 la Reina Gobernadora de estos reinos Doña María de Austria en la menor de edad de su hijo el Sr. D. Carlos II las tomó (no se sabe porque accidente) y se tenia por muy cierto había recibido un gran beneficio de ellas; y que en agradecimiento mandó hacer una grande obra, que en caso necesario pudiera servir de palacio a un rey, y de hospedaje a muchos necesitados; la que se principio y finalizo a espensas, diligencia y celo del Excelentísimo Sr. Marqués de Montealegre, a quien asistió el espresado Ollero, el que dice padecía una suspensión alta do orina y que curo perfectamente con estas aguas".

Demolida, arruinada y enteramente destruida esta obra por la incuria de los tiempos y otros accidentes que son consiguientes A las guerras que sobrevinieron, no quedó mas que una mala casa que después se quemó, y los bañistas se alojaban en sus cirros entoldados, en chozas que hacían de juncos y aneas, y a la inclemencia, pero no por esto fueron olvidados, ni dejaron de causar los mismos efectos. En este deplorable estado permanecieron hasta el año de 1801 en que el Serenísimo Sr. Infante D. Antonio, celoso por el bien de la humanidad doliente, mandó construir á sus espensas la magnifica casa de baños que hoy existe, con cuarto principal, dividida en 32 habitaciones cómodas para el hospedaje de los enfermos, dos grandes cocinas jenerales, dos hermosos patios y galenas que se comunican una con otra. En el centro de este hermoso edificio es donde brota el precioso manantial de estas saludables aguas, que están recojidas en un gran depósito de sillería (el que estubo descubierto hasta el año de 1827) desde donde sr reparten A los doce baños de piedra por medio de conductos separados, que han A dar á ellos ; los que tienen sus llave de bronce, por medio de las cuales los enfermos pueden echar a el baño el agua que necesiten, el que se desagua por el fondo y va a parar al Guadiela.

Estas aguas, según el análisis químico, resaltan que al pie de su manantial son claras, suaves trasparentes, y delgadas, sin olor ni sabor sensible; que en el espacio de una hora manan 1088 pies cúbicos que son 2012 arrobas. Su temperatura constante es de 25.° R. a la presión de 25 pulgadas y 7 1/2 líneas, y sus principios constitutivos son, aire atmosférico, muriate de cal, yeso y muríate de magnesia, en las proporciones siguientes: por cada libre de agua 26 pulgadas de aire atmosférico, 07 de grano de muríate de cal, 03 de yeso, 4,0 de magnesia. Las sustancias minerales y plantas que se encuentran en las inmediaciones de estos baños son diferentes especies de cuarzos, podingas, petrosilice, diaspro, calcedonia, impura, tierra silícea, piedra de amolar y arena silícea, con oxido de hierro; margas y piedras cristalizadas, como las llamadas de San Isidro. También se hallan una multitud de vejetales útiles para la medicina.

Son tantas las virtudes que se les atribuyen a estas aguas medicinales que si se diese crédito a algunos autores, deberían considerarse como un especifico contra todas las enfermedades; las que se usan en baño y en bebida, y son útiles en las enfermedades cutáneas, infartos serosos, hemiplejías, estupores, perlesías, caquejias, devilidades, supresión menstrual, convulsiones, flujos blancos é idropesías incipientes. Entonan las fibras relajadas, aprovechan en los dolores nefríticos de los uterinos y vejiga de la orina en su incontinencia, en la gonorrea, ictericia, histérico , reumatismo , dolores actritícos, ecatica, hemicránea; en los tumores escirrosos, edematosos, escrófulas, heridas y llagas envejecidas; gozando de la preeminencia de ser las mas saludables que se hallan en todo el país, con la particularidad de que aun que no aprovechen al que las toma, tampoco dañan , y se usan con utilidad todo el año.

En el año de 1803 a espensas del mismo Sr. Infante D. Antonio se construyó al norte de estos baños y a muy corta distancia de ellos, una capilla dedicada a San Antonio de Padua, cuya imajen es de mucho mérito, y quiza de lo mas perfecto que puede salir de la mano de los hombres.

Con estas mejoras se fue esparciendo por todas partes la fama de estos baños , que falsamente llamaron de Sacedon; los que por ningún titulo ni derecho le han pertenecido, pues la jurisdición eclesiástica del sitio y término de ellos , fue siempre propia de la parroquial de la villa de Cañaveruelas perteneciente por Santaber su anejo, siendo como era la Dehesa de las Xozas (así se llamaba aquel monte adherido a Santaber) por lo que de tiempo inmemorial los curas de dicho Cañaveruelas han cobrado y percibido los diezmos, como consta del archivo de la mesa episcopal de la ciudad de Cuenca.

La jurisdición alta, baja mero mista, imperio, y el suelo, fue de la ciudad de Huete, (porque sin embargo de que el Sr. D. Felipe II en 17 de diciembre de 1592 la dio á la villa de Cañaveruelas privilejio en que le concedió el despoblado de Santaber con su anejo las Pozas, sirviendo por esta gracia á S. M. la espresada villa con ocho mil ducados) con la competente jurisdición y propio señorío, mandó amojonar dicho término á D. Simón Castaño, abogado de los Reales Consejos, quien en cumplimiento de lo mandado por S. M. dio de todo la posesión a la referida villa de Cañaveruelas. Salió la ciudad de Huete alegando mejor derecho; puso instancia en el consejo el año 1613 manifestando no se le podía perjudicar en el derecho al espresado despoblado y dehesa, á Causa de no haber sido citado en tiempo. Mas considerando, los grandes gastos que se les seguían á ambas partes, el año de 1615 en 20 de enero hicieron entre ciudad y villa una concordia, en la que subsistieron, hasta que la espresada ciudad la cedió a S. M. cuando hizo la población: con Io que se prueba que estos baños jamás han pertenecido al dicho Sacedón ni aun por su cercanía por haber pueblos mas inmediatos.

En el año de 1817 la benéfica, humana, liberal y virtuosa madre de los Españoles, nuestra amada Reina y Señora Doña María Isabel de Braganza, modelo de las grandes Reinas, amante y consoladora de la humanidad doliente, para remediarla y socorrerla, inspiró ó roa bien cooperó con su augusto esposo el Sr. D. Fernando VII (estando tomando estos baños) para que quiza, en el mismo sitio en que estubo la antigua población de Salam-bir (esto es en la colina setentrional mas inmediata a estos baños)se formase otra con el nombre de LA ISABELA.

Así se verificó dando principio por las seis manzanas de que se compone la plaza, hermoseándola con una abundante fuente, y una calle de arboles al rededor. Cada manzana esta distribuida en ocho cuartos ú habitaciones independientes, capaces y surtidos de todos los muebles necesarios para el mejor hospedaje y comodidad de los que acuden a tomar estas aguas. Esta obra quedó paralizada durante la guerra civil que aflijía a la España, hasta el mes de octubre del año de 1824 en que volvió a fomentarse construyendo un hermoso puente sobre el Guadiela, diez y ocho manzanas, cuatro cuarteles, casa de servidumbre (todo de planta baja) y un magnífico palacio real con cuarto principal; cuyos edificios forman espaciosas calles tiradas a cordel; y deseando S. M. proporcionar á los enfermos todas las comodidades, y muy notables ventajas á toda esta comarca la honró con el título de sitio real por decreto de 25 de enero de 1826, concediéndole todas las prerogativas que a los demás sitios.

El terreno que ocupaba la antigua dehesa de las Pozas, fue dividido en treinta colonias que S. M. donó su propiedad a otros tantos labradores, para si, sus hijos, herederos y sucesores, para que ocupados en el cultivo de estos campos, antes áridos y desiertos, les asegure una justa recompensa. Estos con los sujetos empleados en la administración de justicia y reales intereses, y los precisos para acudir i sus necesidades físicas y morales, constituyen esta nueva población, que se halla situada en los confines meridionales de la provincia de Guadalajara, siendo la línea divisoria de esta y la de Cuenca el espresado río Guadiela, el que la circunda formando una especie de península.

En once de Junio de 1851 se colocó en el pedestal de la fuente de la plaza la hermosa estatua de mármol blanco que representa a la Victoria, la que se trajo del museo de Madrid, en cuyo año se bovedaron los baños y el mineral, se hizo la estufa ó baño caliente, en el que se le da a las aguas los grados de calor que necesitan los enfermos; se reedificó, dividió y aseó el hospital en donde se alojan los militares enfermos hasta la clase de sarjento inclusive y se da hospedaje á los pobres de solemnidad para los que hay dos baños que se les da gratis; y 4 la parte occidental de la población se planteó una gran huerta dedicada a la augusta é inmortal Protectora de los españoles Doña María Cristina de Borbón, que surte de verduras no solo a este sitio, si que también a los pueblos inmediatos, la que está adornada con cuatro estanques para el riego, un pequeño laberinto, mas de tres mil árboles de varias y exquisitas frutas, y hermosos jardines; de manera que este agreste terreno, habitado antes por las fieras se halla rodeado de amenos bosques y hermosas arboledas, convertido en el mas delicioso paraíso en donde el melancólico enfermo recrea su vista y goza de la apacible sombra de los árboles que desde su habitación puede bajar al baño sin que le impidan los rayos del Sol, aunque sea al medio día.

El año de 1834 se construyó en la bajada de la población a los baños una sencilla fuente dedicada a nuestra idolatrada é inocente Reina Doña María Isabel II (Q. D. G.), la que aunque colocada en paraje poco a propósito, distrae á los que miran sus cristalinos juegos de aguas. En 1855 se hizo un pequeño, pero bonito teatro, con habitación para la compañía que quiera representar en la temporada de baños, y se puso mesa de villar para diversión de los que acompañan á los enfermos.

La población esta abundantemente surtida de todo genero de comestibles, buenos y baratos. En nuestro grabado damos una breve idea de su vista meridional, y el que quiera enterarse mas de sus pormenores puede hacerlo en el plano topográfico de este sitio que se halla de venta en Madrid en la estampería de la calle de Carretas frente a la de Majaderitos.

Con tantas virtudes como se les atribuyen á estas aguas y las muchas comodidades con que SS. MM. se han esmerado y esmeran en proporcionar á los enfermos, no se puede dudar que los baños del Real Sitio de la Isabela son los mas útiles y cómodos de cuantos hay en España, como lo acredita la esperiencia ; aunque á pesar de todo esto no falta algún mal intencionado que por sus intereses particulares ó por perjudicar á los del real patrimonio, ha tratado de desacreditar estas saludables aguas, queriendo suponer falsamente, que con el riego de la arboleda se han adulterado; pero el que así supone, no tiene fundamento, ni sabe que si algo ha podido suceder, ha sido en beneficio de ellas, por haber desecado enteramente el pantano que antes había, y dado corriente a las aguas; además que tan profundo sale el mineral, que por mas dilijencias que se han practicado para buscar su curso, no se ha podido verificar; pudiéndose añadir á esto otras razones facultativas. Ojala que el caudal de aguas fuera mayor para el riego, pues entonces prosperaría más la arboleda.

Santiago Vela
Consejo Superior de Investigaciones Científicas
Seminario Pintoresco, Nº 116
Tomo III.-9º Trimestre
17 de junio de 1838





BOLETÍN DE MEDICINA, CIRUGIA Y FARMACIA
Periódico oficial de la Sociedad Médica General de Socorros Mutuos
19 de junio de 1853


HIDROLOGÍA MÉDICA-ESPAÑOLA.

Sres. Redactores del BOLETÍN DE MEDICINA, C y F.
Muy señores míos: Aun cuando la, inexactitud con que han hablado algunos periódicos acerca de los baños del Real sitio de la Isabela y las ofensas que de ella se infería á los encargados de su administración patrimonial, me persuadieron de lo conveniente que sería dar una descripción de este, establecimiento que revelara su verdadero estado; poco aficionado yo á publicaciones de este género por no serme desconocida la torcida interpretación que reciben algunas veces, y por resistirlas un sentimiento tal vez exagerado de delicadeza, me había propuesto guardar silencio , y le habría conservado con tanta más razón, cuanto que las rectificaciones hechas sobre este asunto por la buena fé de los mismos diarios la hacían ya menos necesaria; poro rio obstante esto, considerando al fin que como resultado necesario de las indicaciones que en distinto sentido han tenido lugar, habrían de ocurrir naturalmente dudas embarazosas para los bañistas; he creído que, sin faltar á lo que de mi exige el cargo que desempeño, no podía dispensarme de informar al público de las verdaderas circunstancias, de estos barios, suministrándole cuantos datos pueda necesitar para formar un juicio concertado acerca de ellos.
Con este objeto me dirijo á Vds. esperando de su bondad so sirvan dar cabida en su apreciable periódico á las noticias que les remito, de cuya exactitud y verdad le responde S. 8. S. Q. S. M. B.
MANUEL PÉREZ MANSO.

Noticia acerca de los baños minerales de Sacedón, en el Real Sitio de la Isábela.

Si la circunstancia de ser bien conocido el establecimiento de este nombre hace innecesaria una descripción científica completa de las propiedades medicinales de sus aguas, y de las condiciones que ofrece para pasar en él la estación del calor, como no todos los que hayan de concurrir en la presente temporada estarán informados de cuanto en tales casos conviene saber anticipadamente, juzgamos útil la publicación de las siguientes noticias por considerarlas de algún interés para los que se hallen en este caso.

El Real sitio y los baños de que hablamos se hallan situados en el centro de la Alcarria, sobre la ribera derecha del rio Guadiela, á 19 leguas de Madrid y 9 de Guadalajara: la pequeña población de la Isabela, por el orden simétrico de sus espaciosas calles, por la igualdad de sus edificios y por las vistosas glorietas de sus plazuelas, ofrece una perspectiva agradable, que hacen aun de mejor efecto las frondosas alamedas y animados jardines que la rodean. Sus casas todas son de planta baja, á escepcion de una recientemente construida, y los cuartos amueblados que cada una tiene están exclusivamente destinados á servir de hospedaje a los bañistas: el número de sus habitaciones, la capacidad de estas, su distribución y los electos de que están dotados, asi como sus precios, no son iguales en todos. Entre los cincuenta y cuatro de las primitivas manzanas que ocupan el centro de la población los hay de diferentes clases; los llamados de primara constan de cinco piezas ó habitaciones bastante anchurosas, y cuestan 8 rs. diarios; los de segunda no tienen mas que cuatro, y su precio es el de 6: los mayores de estas mismas manzanas, que tienen siete habitaciones, cuestan 10, y los del piso principal últimamente levantado en una de ellas, cuyas piezas se hallan empapeladas y dotadas con mejores y mayor número de efectos valen 12, las que cuentan con siete habitaciones, y las que no tienen mas que cinco. Los catorce cuartos de la manzana llamada nueva, colocada en sitio mas escéntríco, constan todos de ocho ó diez piezas mejor distribuidas que las de los demás, y su pagan 11 rs. por los mayores y 9 por los mas pequeños: aparte de los alojamientos indicados hay los que ofrecen la casa llamada de oficios y los que tiene la de los baños: en la primera hay doce habitaciones , de las cuales dos consisten en una sala bastante capaz con dos alcobas muy anchurosas, cuyo precio es el de 7 rs., y otras diez mas pequeñas que no constan mas que de un cuarto con alcoba, por las cuales se pagan 5. En la segunda de estas casas, ó sea la de los baños, hay catorce cuartos, ocho de á 7 rs. diarios con sala, un gabinete muy capaz, que sirve de dormitorio y una cocina con un departamento para despensa, y seis que no tienen mas que un cuarto y una alcoba, por cada uno de los cuales se paga á razón de 3 reales.

Les bañistas que ocupan las habitaciones de la casa de oficios y las inferiores ó mas pequeñas de la de los baños son servidos por las mujeres encargadas de la cocina general que tiene cada uno de estos establecimientos, á las que los huéspedes abonan 2 rs, diarios por la asistencia, compra y preparación de las comidas que les sirven, y uno solamente si no les prestan ninguno de estos servicios, y se limitan á darles combustibles y las vasijas indispensables. Las familias que se hospedan en los cuartos superiores de la casa de los baños que no quieran el servicio de la cocina general por preferir hacer uso de las de sus respectivos cuartos, y lo mismo todas las que vivan en las manzanas, tienen necesidad de llevar criadas que las sirva ó de tomar asistenta de la población, en la cual nunca falta; pero también pueden prescindir de una y de otra, si prefieren comer en la mesa redonda de la fonda ó que las sirvan desde ella las comidas a sus respectivas casas, á las horas y precios que convengan con el fondista.

Todos los cuartos de que hemos hablado tienen la dotación de muebles y efectos correspondientes al destino de cada una de las piezas de que constan, con inclusión de los utensilios indispensables para la cocina y de la loza y cristal necesario; y aun cuando en ninguno se encuentran colchones ni ropas de cama, se ofrece uno y otro con grande afán por los habitantes del sitio dedicados á este género de industria por el precio de 3 rs, la cama completa, y por el de uno cada colchón con su almohada.

Los concurrentes á estos baños que no quieran tomar habitación y deseen prescindir de toda clase de cuentas y cuidados domésticos, pueden hospedarse en la fonda nuevamente establecida en que hallarán habitación cómoda é independiente, asistencia y comida en la mesa redonda por el precio de 20 rs. diarios, y también podrán alojarse en las casas de los diferentes vecinos que admiten huéspedes á precios convencionales; pero los que lo hagan en estas últimas tienen que abonar á la administración del Real patrimonio el valor de la que debían ocuparles, de lo cual se encuentran dispensados los que viven en la fonda. Para tomar habitación los que no hayan de vivir en este establecimiento deben entenderse con el aposentador, y hecho esto presentarse en casa del Médico-director á fin de adquirir antigüedad, y en virtud de ella empezar el uso de los baños que los prescriba, previo el pago de estos á la administración, en donde se abonan 3 ó 4. rs. por cada uno, según la hora y pila en que hayan de hacerlo. Pueden tomarse los baños á todas las temperaturas que reclamen los males, para lo cual se halla convenientemente arreglado el servicio del establecimiento, y sea cualquiera el tiempo que hayan de permanecer dentro de él, se concede á cada uno el de hora y media para recibirle, á fin de que cada cual cuente con el suficiente para habilitarse sin premura y poder salir del gabinete en que lo haya hecho sin riesgo alguno, pudiendo también hacer uso los que lo necesiten de la cama que en tales casos se pone en la alcoba que hay en alguno de ellos, ó la que á este efecto y para el socorro de algún accidente imprevisto se tiene dispuesta en la sala enfermería del mismo edificio.

Aquellos que tengan necesidad por sus males de los baños del rio ó los que quieran por placer hacer uso de ellos, podran tomarlos en los que se habilitan por la administración en el Guadiela á los cuarenta pasos del establecimiento mineral, abonando 2 reales por cada uno.

Con el fin de facilitar á los bañistas muy enfermos ó impedidos la ida al baño desde la población, á pesar de no distar esta del establecimiento mas que unos 300 pasos y de encontrarse defendido su tránsito por la sombra de las frondosas alamedas que los separan, hay una silla de manos servida por los dependientes de la administración, de la cual pueden disponer los bañistas por una pequeña cantidad que abonan para socorrer á los enfermos pobres del hospital, á que se destina lo recaudado por este concepto.

En el local de la fonda se establece un café en el que se sirve toda clase de bebidas, y en el mismo establecimiento se encuentra mesa de villar y otras de juegos no prohibidos para distracción de los concúrrenles, los cuales cuentan ademas de esta con la que ofrecen las funciones que se dan en el teatro por la compañía cómica que acude al sitio durante la temporada la mayor parte de los años.

El surtido de los artículos de consumo es el suficiente por lo común para no hacer necesario llevarlos, si bien el aceite de que se hace uso en el sitio es generalmente de sabor desagradable para los no acostumbrados á él; pero tanto el precio de este como el de los demás no escede del que tienen en Madrid, siendo el de algunos mas arreglado.

Los medios de viage y trasporte para estos baños desde Madrid consisten en la diligencia que sale de la calle de Alcalá, número 32, y en la galera del ordinario de Sacedon que para en la posada del Peine.

Aun cuando no sea dado determinar con exactitud en tan corto espacio, como el de las dimensiones de un articulo, las enfermedades y circunstancias en que con esperanzado buen resultado pueden recomendarse estas aguas y baños, diremos, siquiera sea de un modo general, que se consideran eficaces para el tratamiento de las afecciones reumáticas y gotosas lo mismo que para las herpes y erisipelas; que se miran como de grande utilidad para combatir las enfermedades nerviosas, ya se fijen en las visceras abdominales, ya en las torácicas, ya en los órganos de relación, asi que pueden usarse con ventajas en los dolores de estómago, vómitos nerviosos, cólicos espasmódicos; en los dolores nefríticos, y en los desórdenes menstruales dependientes de la influencia anormal de la inervación; por tanto pueden prescribirse con probabilidad de buen resultarlo en las asmas nerviosas, en las palpitaciones del corazón procedentes de la misma causa, en el histerismo, epilepsia, convulsiones, baile de S. Vito, cefalalgias nerviosas y en las neuralgias. El uso de estas aguas en los paralisis, cuando no hay lesión profunda en los centros nerviosos, da generalmente efectos bastante ventajosos para prescribirlas con confianza, y mucho mas si son el resultado de cólicos intestinales: los vicios escrofulosos, las alteraciones que producen estos, y los desórdenes ocasionados por el venéreo ceden generalmente á la acción de este remedio, el cual obra muy favorablemente, con especialidad sobre los padecimientos de la matriz, y de las vias urinarias, asi como sobre las enfermedades crónicas del hígado y del bazo.
MANUEL PEREZ MANSO

----------------------------ooo000ooo-----------------------------

video


----------------------------ooo000ooo-----------------------------

Sobre este Real sitio hemos encontrado otro blog que da una magnífica información:

Real Sitio de la Isabela junto al rio Guadiela.
En el interesante Blog artedemadrid que varias veces he alabado desde aquí, se hablaba el otro día de los edificios que en Madrid fueron, y alguno aún es, Casas de Baños... Y esto me ha traído a la memoria otro tipo de Baños, los de aguas medicinales que desde tiempos antiguos alivian los males del cuerpo y que luego fueron por unas causas u otras abandonados... y entre todos ellos hay uno que siempre ha llamado mi atención y he estudiado con detenimiento por su larga, curiosa historia e inesperado final...

Por eso voy a hacer otro paréntesis en la serie de México y España para contar la historia del Camino Real y los Baños de la Isabela. El Camino partía de Madrid (y aún se conservan tramos en su Comunidad) y conducía a los Baños del mismo nombre junto a Sacedón...
Seguir leyendo: * Camino Real y Baños de la Isabela (I)

REGRESO A LA ISABELA
Seguir leyendo: * Camino Real y Baños de La Isabela (II)

------------------------------ooo000ooo---------------------------
Extraído del mismo blog:


LOS BAÑOS DE LA ISABELA

Romance en que se da razón del origen de los baños y su historia;
de la fundación del Real Sitio, excelencia de sus aguas,
 y enfermedades que curan

1.
Hubo una Reina preciosa
llamada doña Isabela,
madre hermosa de la España,
que hoy con amor la recuerda. Esposa del Rey Fernando,
fue santo ser en la tierra,
y la humanidad un templo
la levantó en el Guadiela.
¡Pluguiese a Dios que inmortal fuese en el mundo su estrella, que sus virtudes a España
libraran de mil tormentas!
Mas fue fugitivo astro
eclipsado en primavera,
que cambió las esperanzas
en realidades acerbas.
Hoy otra reina Isabel
las esperanzas renueva,
y el español que la adora,
aguarda la dicha de ella.
A la dehesa de Pozas
de Huete lejana selva,
fue el rey Fernando a encontrar el alivio a sus dolencias.
Porque había en este sitio
unas prodigiosas termas,
que la salud y el placer
sus divinas aguas prestan.


No hay comentarios:

Las entradas mas visitadas en los últimos 30 días